Resumen Artículo: El empleo con apoyo en el ámbito de la atención a las personas con enfermedad mental grave. Una revisión de los recientes avances de investigación por Francisco Cháfer (Área de Educación Social)

Resumen realizado por Franciso Cháfer. Área de Educación Social del Creap.

 

Título

 

El empleo con apoyo en el ámbito de la atención a las personas con enfermedad mental grave. Una revisión de los recientes avances de investigación. Francisco Cháfer Ortiz.

 

Resumen

 

El método IPS de empleo con apoyo (en inglés, programa de apoyo individualizado al empleo), es un enfoque de intervención para la inserción laboral centrado en la persona que evita o minimiza la formación previa al empleo (prelaboral) en favor de una búsqueda activa de empleo en el mercado competitivo y la prestación de apoyos de seguimiento para facilitar la adaptación al puesto de trabajo y el mantenimiento del mismo.

Este enfoque de intervención basado en el modelo IPS es el método más estandarizado e investigado en la actualidad, consolidándose como un modelo referente de intervención para el empleo en personas con enfermedad mental grave.

El presente artículo revisa recientes ensayos controlados aleatorios publicados sobre el modelo de intervención IPS de empleo con apoyo, con la finalidad de actualizar las evidencias que aportan un total de 23 estudios controlados, que demuestran que este método es eficaz para mejorar la empleabilidad.

 

Objetivos

 

Este estudio tiene por finalidad la revisión de los resultados de siete nuevas investigaciones desarrolladas sobre el método de intervención IPS de empleo con apoyo, con el objetivo final de actualizar toda la base científica que aporta evidencias sobre la efectividad y la eficiencia de dicho modelo, que contribuye a mejorar los índices de empleabilidad de las personas con enfermedad mental grave, repercutiendo positivamente sobre la salud en general y el bienestar de dichas personas.

 

 Aspectos relevantes del marco teórico

 

La base científica relativa al empleo con apoyo (IPS) se ha visto ampliada significativamente desde su última revisión en 2014.

Hasta entonces, se habían desarrollado diversos trabajos de revisión, incluyendo dos exámenes de alta calidad centrados en los ensayos controlados aleatorios: por un lado, un estudio sobre 12 revisiones sistemáticas y 17 ensayos aleatorios controlados concluyó que el método IPS obtuvo mejores resultados de empleo [5]; y, por otro lado, un meta-análisis concluyó que el modelo IPS fue eficaz en una variedad de entornos internacionales con diferentes condiciones económicas [6].

La presente revisión, analiza siete nuevos estudios sobre el modelo IPS, implementados en diversos países (EE.UU., Australia, Japón, Países Bajos, Suecia y Suiza) con políticas sociales de atención a la discapacidad y contextos socio-culturales muy diferentes.

 

Metodología

 

Los autores del presente artículo realizan una revisión de las diferentes investigaciones recientes sobre la aplicación del modelo IPS en diferentes entornos, analizando dichos estudios y sus resultados, agrupándolos en base a las siguientes categorías:

  • Estudios que aportan evidencias sobre la efectividad de los programas que modifican el modelo estándar IPS (modificaciones, incrementos o ampliaciones y adaptaciones a grupos o personas en situación de exclusión social).
  • Investigaciones sobre el impacto que tiene el empleo sobre la salud y la calidad de vida.
  • Y, por último, estudios que tratan de identificar las principales barreras a las que se enfrenta el modelo IPS, así como los que describen estrategias eficaces para su implementación.

 

Dentro de la primera clasificación de las investigaciones desarrolladas, se presenta un estudio sobre el programa IPS-LITE [17], que obtiene mejoras sobre la eficiencia del método, limitando el tiempo de los servicios del programa estándar. Otro estudio, recoge los resultados de un meta-análisis de nueve ensayos aleatorios controlados que añaden a sus programas de IPS intervenciones de entrenamiento cognitivo, logrando mejoras sobre el empleo de sus participantes en comparación a otros grupos control [18]. Y otros estudios presentan la efectividad de la aplicación del método IPS a grupos de población en riesgo de exclusión, como un ensayo controlado que evaluó la efectividad del IPS en personas con enfermedad mental grave y la implicación del sistema penitenciario [9], o los estudios que evidencian las mejoras sobre la empleabilidad que logran los programas de atención a personas con psicosis temprana que incorporan el método IPS de empleo con apoyo [22].

 

En el segundo grupo, se analizan cuatro recientes revisiones de las diferentes investigaciones desarrolladas sobre los beneficios que aportan los programas de inserción laboral sobre el estado clínico, de salud y la calidad de vida de las personas. En la primera, se analiza la asociación entre el empleo y las características personales y ambientales en 43 estudios sobre la esquizofrenia [27]. En la segunda revisión, se estudiaron los efectos del empleo sobre aspectos relacionados con la recuperación (funcionamiento psicosocial, estado clínico y calidad de vida) [28]. La tercera revisión, evaluó el impacto longitudinal del empleo en un conjunto de 8 estudios mayoritariamente sobre esquizofrenia [29]. Y la última revisión, se trata de un meta-análisis de 16 ensayos aleatorios controlados que compararon los efectos de los programas de inserción laboral con los resultados relacionados con la salud [30].

 

Y, finalmente, en el tercer grupo de estudios revisados, se incluyen, de una parte, aquéllos que identifican las principales dificultades o barreras con las que se enfrenta este modelo de intervención: organizativas y de sistema [37, 38]; barreras relacionadas con las competencias y actitudes de los técnicos especialistas en empleo [39]; o la relación influyente que ejerce el criterio de los profesionales médicos sobre los resultados de los programas IPS, en función del valor que le concedan a dichos programas de intervención [40]. Y, de otra parte, en este grupo se incluyen también los estudios que describen estrategias eficaces para la implementación y el mantenimiento de los programas de empleo con apoyo IPS: los desarrollados sobre el uso de la Escala de Fidelidad como recurso para el seguimiento y control de los programas por evaluadores independientes [41 – 44], o los que promueven las Comunidades de Aprendizajes como estrategia para la difusión y el mantenimiento de prácticas basadas en la evidencia [45 – 48].

 

Principales conclusiones

 

El modelo de empleo con apoyo (IPS) sigue demostrando su efectividad y eficiencia para mejorar las condiciones de empleabilidad de las personas con enfermedad mental grave. Numerosos estudios validan este método como más efectivo en comparación a otros programas de orientación e inserción laboral.

La generalización del método de empleo con apoyo toma gran importancia en el ámbito de la salud mental, pues las investigaciones recientes evidencian cómo influye el empleo en la calidad de vida de las personas con enfermedad mental grave, contribuyendo a mejorar los estados clínicos de salud. Así mismo, también se ha evidenciado la rentabilidad que el empleo supone a largo plazo, al reducir los costes sanitarios relacionados con la atención a la salud mental (se evidencian reducciones en el número de ingresos hospitalarios y en los tratamientos crónicos), al tiempo que aumenta la contribución de estas personas por medio de las cotizaciones e impuestos.

Finalmente, se consolidan las Comunidades de Aprendizaje y el uso de La Escala de Fidelidad como instrumentos eficaces para la implementación de los programas de empleo con apoyo, así como para sustentarlos y favorecer su implantación en diferentes ámbitos y realidades socio-culturales.

En definitiva, cada vez son más las pruebas y evidencias científicas sobre la eficacia y eficiencia de los programas de empleo con apoyo (IPS) aplicados al ámbito de la Salud Mental.

 

Bibliografía y/o antecedentes documentados

 

Mueser, K.T., Bond, G.R., y Drake, R.E. (2016). Recent advances in supported employment for people with serious mental illness. Current Opinion in Psychiatry, 23, 196-201

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada