Resumen Artículo: Desempeño del rol de voluntario en el proceso de recuperación de personas con Trastorno Mental Grave. Experiencia del Centro de Día de Aravaca por Ana Belén Carrión (Área de Educación Social)

Resumen realizado por Ana Belén Carrión. Área de Educación Social del Creap

 

 

Título

 

 

Desempeño del rol de voluntario en el proceso de recuperación de personas con trastorno mental grave. Experiencia del Centro de Día de Aravaca

 

 

Resumen

 

El artículo habla sobre la evolución de la recuperación de aquellas personas que tienen un Trastorno Mental Grave (TMG) y el cambio que se produce desde que comienzan a tratarse más desde el campo «manicomial» y sanitario, hace más de 50 años, pero posteriormente va avanzando hacia un modelo más social y comunitario, donde el usuario protagonista se recupera de una manera mucho más normalizada e integradora.

 

La Rehabilitación Psicosocial en salud mental se ha configurando en la última década como un campo de intervención terapéutico idóneo en el abordaje de las enfermedades mentales de evolución crónica. El auge de este enfoque en nuestro contexto, ha estado propiciado principalmente por los nuevos modelos de atención sanitaria incluidos en los distintos procesos de reforma psiquiátrica, que se han dado en los países desarrollados. Desde estos modelos, la enfermedad mental se conceptúa a partir de una perspectiva biopsicosocial, de atención integral a la salud y dentro de un enfoque comunitario.

 

En esta parte de integración juega un papel importante el rol del voluntariado, ya que esta manera de participación tiene unos beneficios individuales muy positivos en varios aspectos vitales, como puede ser la ocupación, la realización personal, el sentirse útil, el mejorar distintas habilidades, etc. Por ello, desde el Centro de Día de Aravaca se plantea el voluntariado como un proceso de recuperación de la persona con TMG, realizando siempre un acompañamiento individualizado y adaptándose a las circunstancias de cada usuario. Según el Informe de la Confederación de Salud Mental de España (2016), “para una efectiva intervención y desarrollo de la actividad es fundamental el apoyo del personal técnico de la entidad”.

 

Los profesionales del Centro de Día plantean esta iniciativa para que la persona usuaria desarrolle o recupere unas capacidades y habilidades mediante la actividad voluntaria. Así, ofrecen los distintos ámbitos de voluntariado donde se puede realizar esta actividad, que vienen citados y explicados en el artículo 6 de la Ley 45/2015, de 14 de Octubre, de Voluntariado. Según esta ley, las áreas donde se puede realizar un voluntariado son el área social, deportiva, comunitaria, internacional, ambiental, cultural, educativa, socio-sanitaria, de ocio y tiempo libre y de protección civil, entre otras.

 

Por tanto, y partiendo desde la individualidad, se busca principalmente una participación social por parte del usuario más que un acercamiento a la comunidad y al entorno; es decir, consideran más importante la ocupación del tiempo de estas personas y que se sientan realizadas y útiles y obtengan valores como la solidaridad y el compromiso social, y no tanto que el usuario salga a la comunidad. De este modo, se basan en las preferencias de cada uno para acercarles a conseguir o recuperar habilidades perdidas en el camino de la enfermedad en distintos espacios, ya sea dentro del centro o fuera de él, esto es, el contexto más favorecedor para él y donde pueda explorar, adquirir las competencias para participar en el proyecto y, por último, conseguir el logro, última etapa donde la persona tiene la suficiente habilidad y hábito para participar plenamente como voluntario/a. Así, se comienza el trabajo en red con otras entidades donde poder colaborar y donde los/as usuarios/as interesados/as pudieran formar parte sin importar, en este caso, un diagnóstico.

 

En este caso, por un lado hay usuarios/as que realizan este voluntariado en las actividades que se ofrecen dentro del Centro de Día, y otros/as comienzan como voluntarios/as en otras entidades externas; un total de 21 de las 35 personas que acuden al Centro de Día de Aravaca, están realizando alguna actividad relacionada con el voluntariado y con unos resultados bastante alentadores.

 

Objetivos

 

El objetivo principal es el de señalar y destacar la importancia que tiene el rol del voluntariado en personas con un TMG para mejorar su calidad de vida, así como recuperar habilidades que perdieron y mejorar otras que quedaron atrás. Este objetivo se consigue mediante un proyecto llevado a cabo por el Centro de Día de Aravaca, pero también se demuestra mediante el análisis de diversos documentos, que esta es la línea a seguir para que continúen produciéndose cambios en los modelos de trabajo para la recuperación de personas con un diagnóstico de TMG.

 

Aspectos relevantes del marco teórico

 

El marco teórico va dirigido a la existencia de nuevos programas disponibles para incluir en el proceso de rehabilitación de personas con TMG, pues es evidente que el campo de la salud mental está recibiendo muchos cambios significativos en la manera de trabajar la recuperación de estos usuarios, por lo que la metodología utilizada en el Centro de Día de Aravaca para mejorar la calidad de vida de las personas que asisten a través de un programa de voluntariado está obteniendo resultados bastante satisfactorios en cuanto a interés y pueden servir como ejemplo y referencia para otros centros que trabajen bajo las mismas características. Cabe destacar la importancia de evaluar individualmente cada caso y su progreso dentro del programa para corroborar su efectividad.

 

Metodología

 

La metodología utilizada ha sido la búsqueda de revisión sistemática de documentos legales, estudios científicos y manuales utilizando palabras clave para la búsqueda de dicha información, analizando así su contenido y seleccionando lo fundamental y más relevante para poder hacer este artículo y así justificar la importancia del voluntariado en el proceso de recuperación de personas con TMG.

 

Principales conclusiones

 

Las conclusiones más importantes son: la importancia que tiene el modelo de recuperación en una línea más social que sanitaria, donde el usuario forma parte del entorno y participa socialmente como cualquier otra persona, teniendo así derecho al acceso a actividades del tipo voluntariado, donde la persona con TMG mejora notablemente su calidad de vida en aspectos generales, su ocupación del tiempo, su sentido de pertenencia, el sentirse útil y realizado, mejorar las habilidades sociales y de comunicación, en aspectos más específicos. A su vez, es importante destacar también que este acceso debe ser permitido por cualquier entidad, conociendo (si fuera necesario) las características de la persona voluntaria para ofrecer los apoyos necesarios para su integración dentro del rol del voluntario/a y garantizar que este derecho se ejerza.

 

Bibliografía

Bermejo, N. S., & Benito, M. A. (2018). Desempeño del rol de voluntario en el proceso de recuperación de personas con trastorno mental grave. experiencia del centro de día de Aravaca. Informaciones psiquiátricas: Publicación científica de los Centros de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, (231), 85-96.

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada