Resumen artículo: «Centros residenciales para personas con Trastorno Mental Grave como recurso terapéutico-rehabilitador» por Ana Belén Carrión (Área de Educación Social del Creap)

 

Resumen artículo por Ana Belén Carrión. Área de Educación Social del Creap

 

 

Título

 

Centros residenciales para personas con Trastorno Mental Grave como un recurso terapéutico-rehabilitador

 

 

Resumen 

 

El presente artículo destaca la importancia y beneficios de la existencia de recursos de rehabilitación psicosocial para personas con Trastorno Mental Grave (TMG).

 

Desde nuestro modelo social, una persona se considera totalmente integrada cuando tiene cubiertos tres aspectos: una vivienda, un trabajo y ocio. La primera es el punto de partida, por lo que es fundamental que la persona tenga la posibilidad de acceso a un recurso adaptado a sus necesidades. En este sentido, la comunidad juega un papel trascendental en la normalización de la enfermedad y como red de apoyo a la hora de hacer frente tanto a las dificultades o limitaciones de la capacidad funcional en aspectos de la vida diaria como para cubrir de manera autónoma las necesidades de alojamiento y cuidado, reduciendo así el riesgo de marginación o exclusión social y la institucionalización.

 

Así, existen diversas modalidades de vivienda adaptadas (desde la más autónoma hasta la más asistida), pero siempre responderán a las necesidades reales de la persona, englobando su contexto individual. A pesar de ello, numerosas personas con TMG sufren carencias en este sentido. Esto es debido principalmente a que el recurso en el que se encuentran no se adapta correctamente a sus necesidades individuales o porque no están siguiendo un tratamiento adecuado y ello les conduce a encontrarse en una situación de precariedad. Por tanto, resulta fundamental que se lleve a cabo una adaptación constante a las nuevas necesidades que vayan surgiendo, focalizando siempre en el individuo y sus necesidades.

 

 

Objetivos

 

Teniendo en cuenta esta realidad, este artículo tiene el objetivo de analizar los cambios que se producen en una persona con TMG durante su proceso rehabilitador en una residencia de recuperación psicosocial, teniendo en cuenta su estado al iniciar su ingreso en la misma y durante los dos primeros años de proceso en el recurso, concretamente de los/as residentes ingresados/as en las residencias Roger de Llúria, Tres Pins y Begur.

 

 

Aspectos relevantes del marco teórico

 

Referente al marco teórico, el artículo encuadra los resultados del estudio relacionado con los beneficios y mejoras de los pacientes con diagnóstico de TMG al pasar por un recurso rehabilitador de régimen residencial, observando los resultados del análisis previo y posterior a dos años de proceso. Es necesario remarcar la importancia de que existan recursos de este tipo para personas con TMG, pues implica mejorar la autonomía del/la usuario/a en todos los aspectos vitales, destacando sus fortalezas y ayudándole en sus limitaciones para que pueda desenvolverse con total normalidad en su entorno.

 

Es evidente que no sólo el tratamiento farmacológico es necesario para evitar la cronicidad y deterioro prematuro, con lo que esto conlleva. Este tratamiento, unido a la recuperación psicosocial, fomenta una mejora absoluta de la calidad de vida y se ha puesto en evidencia tras múltiples estudios al respecto.

 

 

Metodología

 

Para poder llevar a cabo este estudio se utiliza una muestra de 88 residentes ingresados en las tres residencias mencionadas durante los años 2009 a 2011, con una edad media de 46 años. Se usaron las siguientes variables:

 

  • Escala ENAR-CPB –elaborada por el equipo asistencial de la residencia Roger de Llúria-al ingreso y al segundo año de ingreso.
  • Actividad rehabilitadora habitual (antes de ingresar y a los dos años del ingreso).
  • Número y estancias de ingresos psiquiátricos (durante el año anterior al ingreso en la residencia y durante los años posteriores).

 

 

Principales conclusiones

 

  • Tras finalizar el estudio y analizar la evolución de los pacientes, se observa una reducción drástica del tiempo de ingreso en hospitales psiquiátricos cuando el paciente comienza a vivir en residencia. La diferencia es muy significativa, pasando de un total de 42 pacientes ingresados un total de 9482 días a 13 pacientes ingresados 382 días.

 

  • También se observa una mejoría generalizada tras comparar el valor total de la escala ENAR-CPB, sobre todo en la estabilidad clínica, la autonomía en AVDs y el bienestar personal.

 

  • En general, la mayoría de residentes mejoran, aunque de manera moderada, teniendo en cuenta la tendencia a la cronicidad y el deterioro de estos pacientes.

 

  • Otro de los cambios más significativos es el aumento del uso de recursos externos como centros de día y clubes sociales, participación en actividades deportivas, formativas, culturales o de voluntariado, donde se observa un aumento más leve es en actividades pre-laborales.

 

  • Todas estas mejoras repercuten también en un uso más adecuado de los recursos hospitalarios, pues durante la estancia de un paciente en un centro residencial se realiza un seguimiento individualizado de la persona usuaria en todos los ámbitos de su vida y siempre en coordinación con otros recursos como los Centros de Salud Mental, por lo que el tratamiento es mucho más completo y global.

 

  • En definitiva, según el estudio realizado se ha observado una notoria mejora en todos los aspectos vitales de las personas con TMG que realizan un proceso rehabilitador en un centro de régimen residencial, obteniendo grandes beneficios de manera individual y global, pues todas estas mejoras suponen un avance y una mejora en los servicios existentes en la actualidad, dándole así más importancia a la atención psicosocial unida al tratamiento médico.

 

 

Bibliografía y/o antecedentes documentales

 

Lascorz Fierro, D., Serrats Alabau, E., Ruiz, B., Córdoba, M., & Vegué Grilló, J. (2014). Las residencias para personas con Trastorno Mental Grave como un recurso Terapéutico-Rehabilitador. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría34(123), 521-538.

 

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada