8 claves para afrontar un proceso de recuperación en salud mental

Comenzamos la semana con la recomendación del libro Recuperación: nuevos paradigmas de salud mental de Antonoi Maone y Bárbara D’Avanzo, una de las últimas adquisiciones de nuestra biblioteca. En él destacamos un capítulo en el que se abordan temas esenciales en las historias de recuperación a partir de diversas narraciones autobiográficas. Así, el núcleo temático central se expresa a través de estos elementos narrativos comunes:

 

  1. Despertarse a la esperanza después a la desesperación. Destaca la importancia de conseguir hacer resurgir la esperanza luchando contra el velo semitransparente de la desesperación.
  2. Abatir el muro de negación y llegar a comprender y aceptar. Aceptar la parte patológica, dialogar con ella. El tipo de explicación que se puede dar al propio sufrimiento es un elemento secundario respecto al movimiento de aceptación y comprensión.
  3. Volver a ponerse en movimiento: del retiro a la implicación y a la participación activa en la vida. Resugir de la situación de aislamiento (en la que “una nada no existe en un no lugar”) para recuperar el interés por participar en la vida de relación o en la vida social.
  4. Afrontar activamente las dificultades más que adaptarse pasivamente a la discapacidad. Este punto tiene que ver con la tentativa de los profesionales de empujar a la persona con un trastorno mental a la pasiva aceptación de su trastorno y a la pasiva dependencia de las indicaciones terapéuticas. Es crucial el resurgimiento de un sentimiento de responsabilidad personal con respecto a la propia vida.
  5. No verse más como una persona con un trastorno psiquiátrico, sino reencontrar un sentido positivo de sí mismo. Descubrir que el sufrimiento es solo una parte de la propia vida y no la central, lo que permite redimensionar la importancia del diagnóstico y lo que ello conlleva.
  6. Alejarse de la alienación, recuperar el valor de dar un significado y marcarse objetivos. En las situaciones de aislamiento social y en las de desinstitucionalización prolongada el futuro deja de existir. Para salir de esta dimensión sin tiempo es necesario volver a entrar en contacto con las propias capacidades, con las propias fortalezas: son estas las bases para la re-construcción de la imagen positiva de uno mismo.
  7. La curación es un viaje complicado y cualquier cosa menos lineal. Cada uno de estos viajes es estrictamente personal y único. Hay pasos hacia adelante y pasos hacia atrás.
  8. No nos curamos solos: la curación implica apoyo y cercanía. Resalta el papel esencial jugado por la presencia de personas (familiares, trabajadores, otros pacientes) que no se rinden, que mantienen expectativas positivas a pesar de todo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más información: Maone, A. & D’Avanzo, B., (2017). Recovery: Nuevos paradigmas de salud mental. Madrid: Prismática

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada